Humor en Línea


No es fácil la definición de humorismo; las que se han hecho Bergson, Freud, Pirandello, son más o menos opinables; todas hacen referencia a diversión gozosa, hilaridad, elemental dimensión infantil…, pero humorismo implica una síntesis de sentimiento y reflexión propias del mundo de los adultos. Algunos han señalado que lo cómico se expresa típicamente mediante la risa; el humorismo, en cambio, mediante la sonrisa.
En el humorismo caben las más diversas cosas: la ironía, el sarcasmo, la sátira, la parodia, el chiste, la caricatura, lo grotesco, el juego de palabras, la anécdota chispeante y… tantas otras formas o modalidades. La palabra cómico es la más antigua y alude a Komos, el dios de la alegría, mientras que el humorismo es relativamente reciente, aunque no falta quienes lo conectan con la teoría de los cuatro humores que formuló Hipócrates, el padre de la Medicina.
Lo cierto es que sólo en el siglo XVI, en la lengua inglesa, el humour fue conquistando progresivamente el significado actual.

Todos reímos, los adultos se ríen un promedio de 18 veces al día, mientras que los niños lo hacen 10 veces más. Los biólogos del comportamiento dan por hecho que la hilaridad ha contribuido a la supervivencia de nuestra especie, por lo que se trata de un fenómeno a tomar en serio, por su papel fundamental en las relaciones interpersonales, ya que se trata de una de las primeras formas de comunicación.
El humor expresa una capacidad propia sólo del cerebro humano, de la misa zona que controla emociones ancentrales como el miedo y la alegría. Precisamente por esto, la risa es difícil de controlar voluntariamente; se trata de una acción innata, pero también aprendida.

Los neurobiólogos han observado que una zona de pocos centímetros cuadrados del hemisferio izquierdo del cerebro se activa principalmente al reírnos. En cualquier caso, el hecho de reírnos se debe a tres componentes: químicos, cognitivos y emocionales.
En resumidas cuentas, el sentido del humorismo no puede ser situado en un único punto del cerebro, sino que forma parte de un complejo circuito neuronal. Otro estudio experimentado ha puesto de relieve que, para entender un chiste, el cerebro necesita hacer trabajar a sus dos hemisferios, no basta el componente cognitivo ligado a la percepción y comprensión de incongruencias y paradojas para comprender el proceso neuronal de la risa.
Está comprobado que, tras una prestación cognitiva esforzada, el cerebro se concede un premio y lo hace con la diversión y con una alegre risa. Todo esto demuestra lo mucho que el humor está enraizado en nuestro cerebro fisiológicamente. Para interpretar este fenómeno del humorismo, numerosos autores, de Aristóteles a Freud, han subrayado la dimensión social del humorismo y la necesidad que las personas tienen de sentirse mejores y superiores a aquellas de las que se ríen; esta actitud sería humorismo negativo, en cuanto expresa enemistad, agresión, hostilidad; por otra parte, este humorismo lleva al conformismo y al control social, al alivio de las tensiones y del ansia.
El humorismo tiene la virtud de mitigar el estrés de la vida y atenuar las tendencias depresivas. El individuo gracioso es, en general, muy apreciado socialmente, porque quien sabe hacer reír es capaz de comunicar, y la comunicación está en la base misma de cualquier relación social.

Por otra parte, la mitigación de las tensiones interiores tiene que ver con el hecho de que la agresividad es, a menudo, una respuesta a una frustración, y el humor puede ser un canal a través del cual se puede atenuar la agresividad.
El uso sano y maduro del humorismo consiste en la capacidad que la persona tiene de percibir las propias incongruencias y absurdos en determinadas circunstancias, poniendo de relieve, a través de una actitud de desencanto, el sentido de la propia inmadurez. De manera que el humorismo es señal de madurez; los niños y, hasta cierto punto, los adolescentes no se ríen de sí mismos. La defensa del humor protege la propia estima, porque permite al sujeto no tomarse demasiado en serio, no pretender demasiado de sí mismo, saber medir las propias debilidades sin hacer de ello una tragedia y, probablemente, no descargarlas sobre los demás.

Criterios de Búsqueda
Abogados Animales Ancianos
Bebé Borrachos Cielo/Infierno
Colmos Cornudos Curas/Monjas
Estudiantes Feministas Hombres
Jaimito/Pepito Ladrones Machistas
Mamá/Papá Médicos Mujeres
Niños Profesores Soldados
Suegras Trabajo   

Slogan

www.ingydes.com
Creado por : Ingeniería y Desarrollo
© 2008 ingydes.com
Todos los derechos reservados.